Pasa en ETER

“UN MUNDO PARALELO”
Por Pablo Duer

A muchos podría parecerle extraño que una charla, en un auditorio y con formato de clase, gire en torno a frases como “gordos con chorizo” o audios sobre cómo decirle a alguien que tiene mal aliento. No fue, sin embargo, el caso del público de la mesa “Artística Metro y Medio”, que aceptó con total naturalidad y entusiasmo los contenidos y consejos brindados por los oradores que estaban, sin dudas, en su misma sintonía.

Éstas son algunas de las cosas que pueden suceder cuando el encuentro gira en torno a la generadora de climas por excelencia, la radio. Hace ya algunos años que ETER la homenajea en el día de su cumpleaños, el 27 de agosto. Esta vez, en el aniversario 95 de aquellos “Locos de la Azotea”, el festejo dura una semana entera y, como toda celebración, agasaja tanto al cumpleañero como a sus invitados, los estudiantes.

Así, se desarrollaron hasta el viernes 28 distintas actividades, clínicas y programas en vivo con invitados de distintos medios. El puntapié inicial estuvo a cargo de los responsables de la creatividad de Metro y Medio, uno de los programas de mayor audiencia en FM. Durante casi dos horas hablaron con alumnos de las carreras de Locución y Producción y Creatividad en Radio sobre lo que ellos describieron como “un mundo paralelo”, la artística.

No era un tema extraño a los estudiantes, que empezaron preguntando por secciones y piezas de artística específicas, para la sorpresa y hasta orgullo de sus creadores, Diego Canizzaro y Leandro Aspis. Editor y realizador creativo el primero, coordinador de producción el segundo, refirieron a su tarea como el esqueleto o el pulso del programa. “Si querés transmitir una idea, el soporte tiene que estar bien”, resaltó Aspis y su compañero insistió sobre esa calidad: “Mínimo tiene que sonar 10 puntos”.

Algunas piezas reproducidas por los invitados fueron las responsables del clima distendido en que se desarrolló la mesa, generando risas y aplausos tanto de los que las escuchaban por primera vez como de los fanáticos del programa que las sabían de memoria. “Ir de un lugar hacia otro para que el oyente pueda experimentar distintas sensaciones”, describía Leandro la tarea de la artística y, sin darse cuenta, de su propia charla.

Tras un repaso por cuestiones técnicas del proceso de grabación y edición, sobre software y formatos, los oradores volvieron a la carga con las metáforas para explicar lo que hacen. “La artística es como los signos de puntuación, dan sentido. La necesitamos”, dijo uno. “Si el programa fuera una persona, sería un rasgo de su personalidad”, complementó el otro.

Uno de los conceptos en los que hicieron más hincapié fue en lo descartable de la artística. “Si no anda, lo sacás del aire y nadie se acordó”, marcaba Canizzaro y agregaba: “A veces de un error sale algo copado, nuestra ventaja sobre otros medios es que podemos destruir el guión”. Ambos reconocieron, sin embargo, que cuentan con grandes libertades por parte de Sebastián Wainraich, conductor y productor general del programa, que planteó de antemano la existencia de un departamento especialmente orientado a la artística. “Antes ni guionábamos, íbamos improvisando, le decíamos al locutor lo que se nos ocurría”, reconoció Aspis.

Sobre el cierre, Canizzaro expresó su orgullo de que la artística sea el primer tema de la #SemanaDeLaRadio e instó, en el marco de las charlas que se vienen, a “ingerir todo aquello que les sea útil para el desarrollo de sus propias carreras”.


@pabloduer

Suscribite a nuestro newsletter