Pasa en ETER

SIMULACRO DE CASTING; EL ELEGIDO ES…
Por Antonella Sottosanto

"Frente a cámara uno tiene que sentirse cómodo y transmitir lo que es", aconsejó Agostina Scioli, conductora del noticiero Argentina en Vivo por C5N, durante un Simulacro de Casting que realizaron los alumnos de la carrera de Locución en el marco de la materia Práctica Integral de Televisión III.

Varios grupos presentaron su propio programa en formato magazine, supervisado por los docentes Guido Zaffora, Analía Bustamante y Claudia Bergalo, coordinadora de la carrera, y la invitada los observó para luego darle una devolución a cada uno. Les aconsejó que
"no traten de ser expertos en un tema”, que “piensen qué quiere saber el que está del otro lado", que "no hay que decir las cosas de memoria, sino entender el tema del que se habla" y que "no usen el teleprompter para que no quede acartonado".

El elegido de este simulacro de casting fue Ariel Beker.
"Me gustó porque se lo vio tranquilo", sostuvo Scioli. Además, junto al profesor Guido Zaffora, quien también trabaja en C5N como co-conductor de Viva la Tarde y como cronista de Este es El Show en Canal 13, nombraron a Leo, Ludmila, Diego, Jorge, Sabrina, Gabriel y Noelia como alumnos destacados.

La conducción, el estado del tránsito, la lectura de los títulos y la simulación de móviles fueron los principales roles en los que estuvieron divididos.
"La esencia de la tele es el compañerismo", hizo hincapié Guido Zaffora y finalizó la charla diciendo: "Somos formadores de opinión, la gente nos escucha".

Durante la visita, los estudiantes aprovecharon la ocasión para hacerle algunas preguntas a Scioli en base a su experiencia en los medios:

-¿Cómo lograr un sello de estilo personal?

-Siempre digo que se cumplen etapas. La primera es tratar de “zafar” y que me salga lo que tengo que decir, porque uno está solo frente a cámara y su prioridad es transmitir la noticia. A eso, le vas sumando el lenguaje corporal, los gestos, cómo pararte, cómo moverte. Es un proceso que vas transitando. Buscar el estilo personal es lo más difícil por eso nunca usé teleprompter y me sirvió. En el momento la presenté pésimo porque era estar en medio de la nada y pensaba: “Ahora se me hace una laguna”, hasta que se metió un compañero y me salvó porque me preguntó "¿Qué pasó con tal tema?". El compañerismo es fundamental. Al principio uno está más estructurado y va cumpliendo lo que hay que hacer: cómo presentar el móvil, cómo presentar un invitado, después uno se va soltando y va encontrando un estilo.

-¿Te han tocado malos compañeros?

Sí, me han tocado pésimos compañeros. Es un ambiente cruel, sumamente machista, en general hay gente más grande, entonces cuando uno tiene 25 o 30 años te dicen que el periodismo era el de antes, cuando no había Internet, o te acusan de que los estás tratando de imitar. Es muy complicado pero hay que tratar de aportar lo que uno tiene. Por ejemplo, me tocó trabajar con un conductor que era abogado y la verdad que en los temas legales me pasaba por arriba y ahí pensé: “¿Qué le puedo aportar yo al que está del otro lado?”. Y me enfoqué en un rango más grande de edad para explicar la noticia un poco más suave. Uno se tiene que reubicar continuamente, ya sea porque me toque ese compañero o porque me toque entrevistar a una madre a la que le asesinaron a su hijo. Es horrible que un periodista se la pase hablando de lo que él opina, está bueno meter un detalle para que la gente te conozca pero no hay que excederse con eso.

-¿Cómo fue tu casting?

-Hice una prueba de cámara. Arranqué hablando de moda porque era donde me sentía cómoda, aparte había trabajado de modelo y había preparado los temas de los que iba a hablar. La prueba de cámara más dura que tuve fue en Fox. Llevaba tres años trabajando en C5N en ese momento. Fui y había seis tipos arriba en el control, no conocía a nadie, tenía que hablar de fútbol, improvisar. Cuando llegué me dieron una hoja y me dijeron "vas a presentar el Mundial de Sudáfrica, te damos un móvil allá en vivo con los partidos de hoy y vas a hablar de la mascota". Había leído antes, sabía los partidos que se jugaban en la fecha. Siempre hay cinco datos que uno tiene que saber sí o sí: ¿qué?, ¿quién?, ¿cómo?, ¿dónde?, ¿cuándo? y ¿por qué? Después tuve que pensar qué podía sacar de mí, qué podía aportar y uno va mechando esos cinco datos, apoyándose en quién está en el móvil. De repente me vi hablando de fútbol. ¿Soy experta en fútbol?, no, pero hice un papel digno. Los castings más duros son esos.

Galería
Suscribite a nuestro newsletter