Pasa en ETER

“SER LOCUTOR ME SIRVE PARA SER MUCHO MEJOR CONDUCTOR”
Por Pablo Duer

Martín Aragón, además de ser locutor recibido en ETER, es padre, emprendedor y fanático de los Beatles. Eternamente Beatles, el programa que él describe como su cuarto hijo, parecería ser la traducción radial de su persona. Tras casi 20 años de su primera transmisión, hoy describe sin falsa modestia las repercusiones del Martín Fierro que recientemente obtuvo por mejor programa de música. “Si vos me escuchás, me vas a conocer, en lo bueno y lo malo. Yo no pierdo la esencia, no me vendo”, cuenta en una charla en la que habla de sus inicios, la radio, sus años en ETER y hasta adelanta una nueva sección del programa que va a dar que hablar.

-¿Cuál es la historia de Eternamente Beatles?

-El programa lo hago desde 1998, ésta es la decimoctava temporada. Estuvimos en un montón de radios y hace dos años que estamos en Continental. De entrada pegó el programa, le dimos una vuelta de tuerca distinta, hablando con gente que no es tan del rubro, como actores o actrices, que los identificás de otro lado y hablaban de música. Se hizo algo piola que aparentemente gustó. No es un programa exclusivamente de los Beatles sino que es un programa de música, nos anclamos en los Beatles para disparar a otros géneros musicales, o desde una charla profunda hasta escuchar una samba y ver cómo de alguna manera todo es un árbol genealógico que termina y volvés a los Beatles.

-¿Cuánto hay de nicho y cuánto de pasión?
-Nació de la pasión. Yo estaba haciendo un programa de turismo en FM Palermo y al año y medio me empecé a aburrir. Pero mi amor por la radio estaba intacto. Entonces dije: ‘Tengo que hacer un programa que haga que me pasen cosas’. Y los Beatles siempre estuvieron en mi vida, así que fui a hablar con el director artístico de la radio y le dije que quería hacer un programa de los Beatles. Me dijo que sí y arranqué. Es pasión pura, tengo la bendición de que me pagan ahora por hacer este trabajo, pero al principio me pagaba yo el espacio. Después la vida me fue llevando por otros senderos gracias a Dios, que no se entere Radio Continental, pero es un programa que haría gratis, je.

-¿El programa es un poco un híbrido entre un producto de radio AM y FM?
-Muchos me preguntan cómo un programa musical está en AM. Yo les digo que lo escuchen antes de juzgar. Yo soy oyente de radio Metro y creo que tiene más de AM. El público lo ponés de acuerdo a la programación. Si yo te agarro esa programación y te la paso a una AM y vos la escuchás del celular y bien, es lo mismo. Hay como un desfasaje grande de generaciones, algunas que ya adoptaron el celular y otras que no van a escuchar nunca por el teléfono. El tema es que como todo va mutando tan rápido, no sé cómo va a seguir en el futuro. Lo importante para mí es estar en todas las plataformas de escucha para que te escuche el híper tecnológico y también mi vieja.

-¿Por qué decidiste estudiar locución?
-Yo estudie locución después de hacer muchos años de radio, hice a la inversa de lo que hace la mayoría. Me encontré con que estaba trabajando mucho en la radio y me perdía de hacer cosas como doblajes o comerciales por no tener el carnet de locutor. Entonces me acomodé y dije: vamos a por el carnet. Entré con ese objetivo y a medida que cursaba me fui dando cuenta de que tenía muchas cosas para corregir, sobre todo en lo conceptual. Tener la obligación de hacer cosas que no me gustaban, como el informativo, me sirvió muchísimo. Una de las cosas más importantes fue la parte foniátrica, me ayudó muchísimo a poder estar en transmisiones de fútbol o estar al aire seis o siete horas sin legar disfónico, fue fundamental.

-¿Considerás que el estudio en esta profesión se subestima?
-Absolutamente se subestima. Cuando estás trabajando en los medios te das cuenta de la diferencia entre quien está preparado, quién estudió y quién no. Yo laburo mucho con productores y enseguida sabés si el tipo es un remador que se mandó a hacer producción o tiene su base de haber estudiado. Muchos dicen que el productor se hace trabajando. Es cierto, pero si tenés la base de haber estudiado producción, le hacés la diferencia al otro. A mí ser locutor me sirve para ser mucho mejor conductor. En mí programa tengo a la mayoría de mis columnistas que son también locutores. Vos notás la diferencia entre el tipo que pronuncia bien, que sabe hacer la pausa, y el que no.

-¿Por qué creés que les dieron el Martín Fierro?
-Porque estamos haciendo un programa de la puta madre y lo hacemos con el corazón. Creo que nos premian por la constancia en tantos años. El Eternamente Beatles que se ganó el premio, nunca se lo hubiera podido ganar sin los 16 años en el aire. 



-¿Qué se generó luego del premio?
-Un bullicio increíble. Hoy me invitaron a dar una charla a Olavarría para ver también si podemos hacer el programa desde ahí. La verdad que se dio una exposición muy grande. Yo el programa lo hubiera seguido haciendo de la misma manera con o sin terna y con o sin premio. Pero los argentinos somos medio exitistas, le prestamos atención. El último programa se triplicó la audiencia y bienvenido sea. Juan Alberto Badía decía: “Vos tenés que estar preparado siempre para remar contra la corriente, pero cuando venga el viento de cola aprovechalo”. Este es un viento de cola que no sé cuánto durará, si un día, una semana, un mes, un año o 10, pero lo que dure lo vamos a aprovechar.

-¿Qué proyectos tienen para el futuro?
-Adelante hay muchos más proyectos. Hay una empresa que quiere que hagamos el programa todos los días, cosa que no voy a hacer porque creo que es un programa que es semanal. Además surgieron otras cosas, otras posibilidades de hacer otros programas de radio. El objetivo es crecer donde estamos, que estamos bárbaro. Año a año buscamos darle algo distinto al oyente. Lo que estamos haciendo ahora es buscando qué vuelta de tuerca le damos y te voy a dar un adelanto. Vamos a hacer algo que Badía me va a putear desde donde esté cuando lo ponga al aire, los plagios de los Beatles. Sí, ellos también plagiaron y se copiaron en muchas cosas. Son plagios desconocidos, no estamos hablando de My Sweet Lord, sino de cosas que cuide durante muchos años. Plagios para un lado y para el otro, porque también hay muchos músicos de ahora, ganadores de premios, que robaron de los Beatles. ¿Está mal hablar de los plagios de los Beatles? Durante mucho tiempo pensé que si, pero ahora creo que no, es parte de mostrarle a la gente todo. 

@pabloduer

Suscribite a nuestro newsletter