Pasa en ETER

“Nunca hay que perder de vista que somos comunicadores”
Por Mariano Cervini

Conductora de radio y tv, docente, locutora, actriz y directora de doblaje. A Natalia “Nati” Pupato parece imposible encasillarla en un sólo rubro de la comunicación. En una charla con los estudiantes de segundo año de la carrera de Locución, dejó varias anécdotas y consejos cargados de la espontaneidad y buena onda que la caracterizan.

A Natalia le gusta ser puntual. Llega media hora antes de que empiece la charla. Más adelante, cuando estén todos acomodados en el aula
Estudio Opinión, de la sede ETER en la calle Moreno, será una de las primeras recomendaciones que les dará a los estudiantes: “sean puntuales, ya sea para ir a un casting o para un laburo; eso siempre da una buena imagen”, dice con un tono de madre que reta a su hijo y despierta las risas de los presentes.

La calidez Nati se desliza a través del tono de su voz fresco y alegre. Al principio la locutora sorprende a los estudiantes con una pregunta: ¿Por qué estudian locución? Las respuestas no se hacen esperar: “me gusta contar historias”; “empecé haciendo comunicación y me gustó más locución”; “me copa transmitir mis emociones con la voz”, y todas se pueden resumir en una: “nos gusta comunicar”.

Nati cuenta desde su experiencia cómo se le fueron abriendo puertas a medida que se iba esforzando en la profesión. “La clave del éxito es moverte; hay que ir a todos los castings, tocar todas las puertas, ser muy caraduras. No tengan vergüenza de mostrarse”, dice y cuenta cómo era su rutina para conseguir trabajo apenas había egresado: “a la mañana me levantaba y prendía la computadora para buscar castings en páginas de internet”, dice y agrega que lo ideal es tener un objetivo claro: “Si ustedes saben lo que les gusta, tienen que enfocarse en eso; no necesariamente tienen que empezar a trabajar en un medio que no les gusta”, concluye.

La mañana avanza y las luces del aula se apagan un momento para ver un demo de algunos de los trabajos que hizo Natalia para televisión. Por la pantalla desfilan imágenes de sus primeros trabajos de doblaje para la serie animada Viajeros del Tiempo, publicidades de marcas como Sancor y Twistos, y sus aportes de co-conducción en el ciclo Justo a Tiempo con Julián Weich en 2008 y el más reciente Uti Kids con Darío Lopilato en 2012.

Cuando las luces vuelven, una alumna pregunta: ¿Cómo llegaste a hacer todo eso? y nuevamente las risas levantan la mañana. Natalia también se ríe y contesta: “Cuando yo empecé no conocía a nadie del medio. Tuve mucha constancia y nunca me bajoneaba cuando me decían que no había quedado en un casting. El medio es difícil y muy competitivo, pero la constancia es fundamental para llegar”, sostiene la locutora que también es directora de doblaje.

Los estudiantes van tomando nota: ser constantes, tener un objetivo claro, enfocarse en lo que a uno le gusta, no bajonearse y seguir adelante. Pupato dice que no hay fórmulas mágicas para el éxito, pero que uno puede ayudar a que las cosas salgan bien. También rescata la importancia de no perder de vista que lo principal en un comunicador, es mostrar que puede comunicar: “Hablen, no se queden callados; cuenten quiénes son; el tren pasa muchas veces, no una sola, pero cuando pasa, tienen que estar preparados para saltar”, reflexiona.

La mañana se va tan rápido como uno de esos trenes imaginarios de los que habla Nati. Los alumnos agradecen la charla con un aplauso y se van preparando para dar ese salto que los lleve a la estación del éxito y el amor por el trabajo que eligieron con pasión: comunicar. 

@marianocervini

Suscribite a nuestro newsletter