Pasa en ETER

“NUESTRA OFICINA ES LA CALLE”
Por Delfina Casaretto

En un nuevo encuentro junto a los alumnos de Locución, se realizó otra clínica del 15 x 15 con Ricardo Romero como protagonista. Un poco como ex alumno, otro poco como docente, locutor y periodista, Ricardo logró transmitir a los alumnos sus experiencias como movilero de exteriores en Telefé Noticias y como corresponsal de RT (“Rusia Today” para la Televisión Digital Abierta) en Argentina.

El cronista comenzó haciendo especial hincapié a la sensibilidad y los valores con los que debe contar particularmente un cronista de exteriores, ya que al ser un
narrador callejero y la voz legitima de los ciudadanos, es fundamental que puedan ser dúctiles y permeables para poder relacionarse con la gente. Remarcó también que tener un buen tono y un buen ritmo al hablar, son características esenciales de un locutor y necesarias a la hora de ser cronista. Por otro lado, puso mucho énfasis al explicar que el hecho de hacer un buen background y de tener suficientes antecedentes informativos, permite que el cronista se sienta preparado al momento de tener que sintetizar la información o al momento de tener que aportar más datos.

A lo largo de la charla, el docente preparó varios videos con el fin de poder mostrar en cada uno lo que les quería transmitir a los alumnos. “Ustedes son el primer contacto con la noticia y la construyen, cualquier mínimo detalle le está importando a alguien del otro lado y cualquier historia es grande si ustedes la saben hacer grande”, explicó Ricardo, resaltando también que la responsabilidad, el compromiso y la vocación son características que definen al buen periodista.

“No está mal dudar, dudar te permite rechequear”, dice Mariana Contartessi junto a Carlos Marrero, los periodistas invitados que con un exquisito sentido del humor, una larga trayectoria y una enorme sabiduría, lograron enumerar una serie de reglas y consejos sobre cómo ser y qué hacer para ser un buen movilero de exteriores. “Nútranse de la información, estén atentos y antes que nada sean buenas personas, que el profesional después se hace”, cerró la idea Carlos. Dentro de algunas de las sugerencias, los tres profesionales coincidieron cuando hablaron de la importancia de tener una buena relación con la producción en general y con el camarógrafo en particular, compañero en todo momento del movilero de exteriores.

Por último, la clínica finalizó con unas palabras de Ricardo refiriéndose específicamente a las coberturas de catástrofes, en donde explicó que son momentos en donde la vida a veces pasa a un segundo plano: “Los escenarios de guerra no son para todos y a veces los silencios son mejores que las palabras”.

@delicasaretto

Suscribite a nuestro newsletter