Pasa en ETER

“Los grandes medios no están viendo lo que pasa con las mujeres”
Por Mariano Cervini

Lo declaró Luciana Peker, periodista especializada en cuestiones de género, que junto con Bárbara Duhau, comunicadora, escritora y co-coordinadora de unpastiche.org, dieron una charla para estudiantes de Periodismo y Periodismo Deportivo sobre cómo los medios de comunicación estereotipan a las mujeres con una visión machista.

La mañana está fría y los estudiantes de las carreras de Periodismo y Periodismo Deportivo comienzan a llegar al aula Voces del segundo piso de la Escuela. Los lunes siempre cuesta arrancar la semana y nada mejor que una charla para despabilarse y reflexionar. La propuesta de la materia Derechos Humanos entusiasma desde el principio: una clase con Luciana Peker, periodista especializada en género, y Bárbara Duhau, licenciada en Comunicación y co-coordinadora de unpastiche.org, una ONG que hizo un monitoreo con visión de género sobre las notas que publicaron los medios de comunicación en los Juegos Olímpicos de Río 2016. Ambas vienen a hablar de la cobertura que le dan los medios a los temas relacionados con la mujer.

Luciana Peker da el primer ejemplo de lo que es el periodismo machista: “El otro día en INFOBAE titularon: Messi, Higuaín y una mujer candidatos al mejor gol de año; lo inexplicable es que esa mujer no tenía nombre, había sido invisibilizada socialmente”, dice y agrega que los grandes medios del periodismo empresarial no ven lo que está pasando en una sociedad actual muy preocupada por los problemas de género. “Los medios están dejando afuera a las más jóvenes. El acoso no es algo nuevo; la diferencia es que a las que tenemos más de 40 nos educaron para bancarnos esa situación que hoy las más jóvenes no se la bancan y denuncian permanentemente”.

Muchas de las alumnas asienten al sentirse identificadas con los ejemplos de hostigamiento diario que nombra Luciana: un piropo subido de tono, un roce en el transporte público o un acoso virtual. “Estas situaciones siguen siendo ignoradas por los medios. Hoy Clarín renovó a sus editores y no hay ni una sola mujer joven. Mi sensación es que un diario con todos editores varones no está mirando a la sociedad. No las está mirando a ustedes”, acota y resalta la importancia del monitoreo para poner de manifiesto esta realidad, para que se haga visible.

En sintonía con Luciana, Barbara Duhau resalta la poca participación que hay de las mujeres en los medios de comunicación. No solo delante, sino también detrás. Cada 5 años se hace el GMMP, que es un monitoreo de medios a nivel mundial. Se hizo el año pasado , y de 114 países y en Argentina menos del 30 por ciento de las notas de radio, televisión y redes sociales estaban escritas por mujeres.

“Esta cuestión de que hay muy poca representación femenina en los medios de comunicación nos hace un poco de ruido. Lo que queremos a través de la organización es generar más imágenes de mujeres en los medios de comunicación, no solo delante sino también detrás y que sean imágenes positivas”, reflexiona.

Algunos estudiantes escuchan, otros toman apuntes o charlan en voz baja entre ellos, pero ninguno queda ajeno a los resultados del monitoreo con visión de género que presenta Bárbara. Las imágenes se van mostrando en el proyector del aula: son títulos de diarios y portales que nombran a las mujeres deportistas que compitieron en los Juegos Olímpicos de Río 2016 con los mismos adjetivos: “bombas”, “sexys”, “muñecas”, “diosas”, “hot”. En ningún caso se resaltan sus logros deportivos, sino sus atributos físicos. ”Desde unpastiche.org, lanzamos el observatorio de género para mostrar cómo los medios hacen coberturas sexistas; si bien se lograron avances importantes en las últimas décadas, incluso con la paridad de género en algunas naciones, esto no garantiza que sus logros sean adecuadamente visibilizados y valorados, que no sean estereotipadas por género, percibidas como objetos deseables con atención en su vestimenta, desvalorizadas por la prensa, por los organizadores y por la publicidad”, dice Bárbara y agrega que en ocasiones los logros deportivos son atribuidos al entorno masculino de la ganadora, ya sean entrenadores o parejas.

Para el monitoreo, el primero de estas características que se realiza en Latinoamérica, fueron tomados 7 países, con 35 medios tanto de televisión como prensa escrita y redes sociales. La difusión a través del hashtag #JJOOSinSexismo en Twitter tuvo amplia repercusión. “También tomamos denuncias de usuarios anónimos por coberturas sexistas y recibimos más de 200 en la página de unpastiche”, comenta.

A esta altura de la mañana los alumnos están más que despiertos. Como buenos futuros periodistas quieren entrar de lleno en el debate. Más aún cuando Brenda muestra un suplemento del diario La Nación del 13 de agosto, en pleno desarrollo de los JJOO, que casi no tiene notas sobre mujeres deportistas. “En este suplemento no hay notas relevantes de mujeres. La única que se muestra es sobre las Las Leonas, y el título es: Para el diván, es decir que las mandaron a hacer terapia. Así es como los medios tratan a las mujeres, como si tuvieran muchos problemas psicológicos. Ningún titular de ningún medio va a hablar de los hombres así”, dice y concluye que los únicos que podemos cambiar la situación somos nosotros, los futuros periodistas y los que estamos en los medios, denunciando la realidad para modificarla.

La charla se cierra con Brenda y Luciana contestando distintas preguntas de los asistentes a la charla. A los testimonios de algunas estudiantes indignadas se suman las voces de otros que rescatan anécdotas de trabajo en las que sus editores les bajaban línea sexista. La clase termina pero el debate sigue abierto. Una buena excusa para empezar la semana pensando una sociedad más justa y equitativa.

@marianocervini

Suscribite a nuestro newsletter