Pasa en ETER

"LOS DOCUMENTALES FUERON MI POSGRADO"
Por Pablo Duer

Cuenta Sebastián que hace 15 años, cuando hacía sus primeras armas como estudiante de locución en Eter, grabó un demo que distribuyó en bicicleta por toda la ciudad. Al poco tiempo, aún como alumno de la escuela, era la voz de los documentales de Discovery Channel. Grabó 700 en cinco años y piensa que sin ellos no sería lo que es hoy.
Experiencias como esa son las que pretende transmitir el proyecto 15x15 de la carrera de Locución que celebrará su decimoquinto cumpleaños con 15 clínicas de diversas especialidades, todas a cargo de egresados de la escuela. El viernes último fue el turno de Seba Costa, integrante de la primera generación de locutores recibidos en Eter. El tema: relato de trailers y documentales.
“Para mí los documentales fueron un posgrado violento”, arrancó quien hoy incluye ya en su currículum a marcas de la talla de LAN, AXE, Yogurísimo y canales como MTV, TCM o Tru TV. “Esas primeras narraciones me dieron un gran oficio, no sólo en la brutalidad del trabajo diario sino porque empecé a escuchar otro código, otro idioma”, siguió e introdujo un tópico que atravesaría toda la charla: el neutro. Lo describió como una lengua más y enfatizó en su importancia para expandir los límites de la profesión: “Te abre el mercado de lanzamientos de películas y discos no sólo a nivel nacional sino en todo el continente”.
Una de las características del proyecto 15x15 es la integración de alumnos de los tres años de la carrera. Algunos prontos a recibirse, otros dando sus primeros pasos, todos fueron parte de una clínica que por momentos se transformó en una clase. Fue el invitado quien, al comienzo, interpeló a los alumnos con preguntas sobre su interés en la profesión y dedicó casi la mitad de su tiempo a escucharlos y aconsejarlos uno por uno. Para esto contó con la ayuda de Juan Soto, un creativo con el que trabaja en Tru TV. Juntos, hablaron del trabajo en equipo y guiaron a los estudiantes en un ejercicio en el que Soto se puso la camiseta de director y los orientó con acotaciones como:
“Hacelo más estilo Bugs Bunny”, “Ponele pancho con mostaza” o “Arrancá como azafata, después quiebre y terminá como Los Autenticos Decadentes”. “No sé si es muy académico pero así laburamos”, confesaba mientras tanto Costa, ante la sorpresa de los estudiantes.
Fueron tres horas en las que nadie se levantó de su silla más que para acercarse al micrófono, al punto de que fue unánime la decisión de prescindir del recreo. Uno de los responsables fue también el clima distendido, en el que Sebastián pasó de eminencia a colega en segundos. La identificación llegó de la mano de momentos como cuando, al recordar un ejemplo de un docente de la escuela, se encontró con la risa generalizada de los alumnos, que habían escuchado el mismo ejemplo, del mismo profesor, unas semanas atrás.
“Es algo inexplicable ser un referente en el lugar donde te formaste. Eter es un lugar muy familiar para mí y me llena de orgullo poder devolver algo”, cerró el locutor emocionado ante las decenas de alumnos que dedicaron su tarde de viernes a nutrirse de las enseñanzas de alguien cuyas huellas encuentran en su camino.

Galería
Suscribite a nuestro newsletter