Pasa en ETER

JUAN TARATUTO: "ESCRIBO POR NECESIDAD"
Por Noelia Diaz

Juan Taratuto, director y guionista de cine, dio una charla en la sede de la Sociedad General de Autores de la Argentina para los alumnos de primer año de la carrera de Guión sobre cómo es escribir y grabar para cine.

“Escribo por necesidad. Me encantaría no tener que escribir, poder ir al parque y no sentarme frente a una computadora a sufrir, a pegar los dedos con el teclado para que salga una idea. Cuando se me ocurre algo es hermoso pero el resto es un trabajo tortuoso”, confesó Taratuto al comienzo del encuentro.

Sobre su primera película
“No sos vos, soy yo” contó que, al principio, le daba a algunas personas el guión para que lo lean hasta que en un momento se dio cuenta de que no debía consultarlo con nadie más porque para él lo importante era no perder la esencia de encontrar la voz propia. Esto último lo remarcó en varios momentos: “El material de uno hay que cuidarlo y tenemos que ser honestos. Las seis películas que hice, con mayor o menor acierto, son personales. En todas ellas encontré un tema, sé lo que quería contar y el éxito para mí es ver que lo que yo sentía en la panza está proyectado”.

Taratuto es el director de las películas:
No sos vos, soy yo; ¿Quién dice que es fácil?; La reconstrucción; Papeles en el viento; Un novio para mi mujer y Me casé con un boludo. En estas dos últimas, el guión fue hecho por Pablo Solarz y dirigido por él.

“No me acercan ni leo muchos guiones porque los siento ajenos aunque pueden ser buenísimos. Con Solarz fue diferente porque lo conozco, veníamos charlando y sabía de qué iba el guión. Había algo de lo que escribía que me representaba y quise transmitir eso”, aseguró luego de contar cómo fue convocado a las dos películas protagonizadas por Adrián Suar y Valeria Bertuccelli.

Por otra parte, dijo que su día de rodaje ideal es cuando se respeta punto y coma del guión. Además, afirmó:
“Lo que pasa en el rodaje pero sobre todo en el montaje es que son un amplificador de los problemas del guión. Un problema del guión es cuando decís `Bueno, se va enojado. Después vemos’ y le mandás saraza. En el rodaje es cuando te das cuenta que no funciona la escena y es difícil pegar el volantazo porque hay 50 mirándote”.

En referencia a la relación con los protagonistas de sus películas, Taratuto dijo:
“A la mayoría les entrego el guión y hacemos un trabajo de mesa antes de empezar a ensayar. Con ellos el trabajo es de intercambio, los escucho, anoto algunas cosas para después hacer correcciones y hago una nueva versión del guión. Además, ensayamos sin estar en el lugar de grabación, ésto me da vergüenza pero a veces es necesario”. Con respecto al actor Diego Peretti, quien trabajo en tres de sus seis películas, aseguró que es una persona muy inteligente, intuitiva y que el ser psiquiatra colabora porque enriquece a los personajes.

Por otra parte, opinó que hay muy pocos actores buenos en la Argentina que pueden llevar un protagónico.
“Siempre son dos o tres con los que uno quiere trabajar”, remarcó.

Frente a la pregunta de cómo fue la experiencia de adaptar un libro a una película, por
“Papeles en el viento”, Taratuto contó: “Fue la experiencia más difícil porque no quería incomodar a Eduardo Sacheri, pero cuando ya estaba el guión me di cuenta que había cosas que eran muy difíciles de llevar al cine, cosas que no funcionaban, algo de los personajes que no podía encontrar”. Además, dijo que el trabajo fue en equipo porque los dos seleccionaron los capítulos que iban a usar, corregían el guion juntos aunque era Sacheri el que llevaba la escritura principal.

Por último aconsejó a los alumnos:
“Cuando a uno algo le da vergüenza, no hay que escaparse y hay que ir a esos lugares propios, escarbar ahí porque empieza a aparecer lo anormal, lo que es imposible de justificar que es lo más atractivo de un guión y siempre es bueno aislarse una semana para escribir, se los recomiendo”

@noelidiaz

Suscribite a nuestro newsletter