Pasa en ETER

EL PODER DE LA INVESTIGACIÓN PERIODÍSTICA
Por Sebastián Weber

Federico Poore, editor de Buenos Aires Herald y colaborador de Chequeado.com, dio una charla sobre investigación a los alumnos de tercer año de periodismo. “Es importante no usar esta práctica para confirmar prejuicios, sino serle fiel a la realidad que los datos nos indican. Abrirse para que la realidad nos pueda decir otras cosas”, explicó.

Especialista en investigación periodística, Poore habló sobre cómo debe ser tratada una nota de este género y qué objetivo se busca. “Hay que ser honesto políticamente. Se puede intentar llevarlo más de un lado o del otro, ser más indulgente en cuanto a cómo pasa la historia, tal o cual figura, sin embargo, eso siempre hay que apoyarlo en datos que se hayan comprobado o frases que alguien haya dicho. A veces puede ser que la realidad desmienta nuestra hipótesis”, expresó sentado en una banqueta de cara a los futuros periodistas.

Junto a su colega
Ramón Indart, presentó en la Feria del Libro de 2014 “El poder del juego”, investigación basada en los negociados detrás de los bingos y casinos de las provincias y en la Ciudad. Los dos venían redactando notas chicas sobre el tema hasta que decidieron que tenían material para armar algo más grande. “No nos quedamos con la punta del iceberg de lo que veníamos trabajando. Las notas más largas que había hecho fueron de 18 páginas. De ahí a hacer 240 fue un salto interesante”, explicó.

“Cuando tomamos la decisión de contar el negocio del juego, también tomamos la decisión de qué contar. A veces hay muchos temas para profundizar y de entrarle a una trama, por lo que se hace difícil qué cosas dejar afuera y cuáles incluir”, dijo mientras un ejemplar de su libro de tapa roja y amarilla se pasaba de mano en mano por los alumnos. Y agregó: “Tratemos de pensar también, quiénes van a contar la historia. Depende de esto si va a ser más aburrida o ganchera, y hay que analizarlo desde el punto de vista de las fuentes que se van a usar”.

Poore profundizó sobre este punto: “Hay gente en nuestro libro que habló por primera vez porque nadie nunca los fue a buscar. Tratar de ser originales con las fuentes, conseguir alternativas que pueden llegar a decir algo interesante y que nos lleven a profundizar, significa mucho. Además, a veces se llega a personas que antes no eran accesibles cuando se han hecho varias entrevistas y formado una base de testimonios. Esa es una buena carta de entrada”.

“El entrevistado sabe que el periodista quiere sacarle algo. Si uno muestra que hace un laburo serio, que averiguó sobre el tema, que conoce las leyes y esta compenetrado en lo que hace, también es una vía para conseguir que alguien diga algo. Mejor en los casos de la investigación cuando con tiempo y paciencia se va conociendo a la fuente y se tiene más posibilidades”, expuso.

“Por más que quieran matar a alguien, es importante siempre dar derecho a réplica a la persona que peor queda parada en la nota- comentó con una sonrisa- No solo es honesto periodísticamente, sino que le da seriedad a la investigación. Al final del día hay que llamar y preguntar a la otra persona que tiene para decir. En periodismo además de ser buenos, hay que parecerlo”, concluyó Poore antes de escuchar los aplausos del aula.

@sebasweber

Suscribite a nuestro newsletter