Pasa en ETER

EL FRUTO DE LA PASIÓN
Por Martín Osorio.

Sabina Mina, de FM La Tribu, y Gustavo Zanella, del periódico Andén, compartieron con estudiantes de ETER cómo es eso de autogestionar un medio.

“¿Por qué empezaron los cuatro locos que arrancaron con esto? Por pura pasión, porque tenían la voluntad y las ganas de emitir su opinión y en lugar de tener cada uno un blog en los que se pensaran distintos temas, se decidieron por una construcción colectiva”, señaló
Gustavo Zanella, uno de los responsables del periódico Andén, de la ciudad de Chascomús, durante charla que brindó en Eter, el 8 de septiembre junto a Sabina Mina, integrante de FM La Tribu, ante un auditorio formado por los alumnos del segundo año de la carrera de periodismo, en el marco de la materia Autogestión de Medios a cargo de los docentes, Inés Farina y Nicolás Sagaián.

Tanto Andén, como La Tribu son medios autogestivos. Esto quiere decir que no se sostienen económicamente con la lógica de empresa periodística, sino que los recursos son generados por quienes producen los contenidos. En el caso del periódico, Zanella precisó que éste se financia mediante el aporte de los cinco integrantes estables del staff y además, cuentan con lo que se denomina Pausa Compensatoria por parte del Estado, que es una compensación económica por la crisis del sistema de distribución que sufren los medios gráficos a raíz de la situación monopólica en la producción del papel.

La publicación cuenta además, con la participación de, aproximadamente, doce colaboradores que escriben ocasionalmente. Se trata de un medio independiente llevado adelante por diferentes actores sociales con una mirada descolonizadora y en la que se impulsa la diversidad y la promoción del pensamiento social.

Por su parte, La Tribu es una radio comunitaria del barrio de Almagro que lleva 25 años al aire y transmite por antena y por Internet. “Gestionar una radio es un quilombo, pero un quilombo de los lindos”, sentenció Mina y remarcó: “Me parece fundamental lo de la pasión. Para laburar en un medio autónomo hay que estar completamente convencido de lo que se está haciendo”. La radio funciona mediante la acción de una junta coordinadora que se reúne una vez a la semana y toma decisiones sobre las tres áreas en la que está dividida la emisora: el área de radio, en la que se organizan los 60 programas que salen al aire; el área de comunicación, que trabaja la información interna y externa del medio y generan insumos informativos y, por último, el área de territorio que incluye al bar y al centro cultural en el que se producen diferentes eventos que también brindan un aporte económico.

Además, Mina contó que son 40 las personas que gestionan la radio, que la estructura es totalmente horizontal y que los criterios se deciden en las reuniones de coordinación, mientras que los lineamientos políticos del medio, en asamblea.

Por otro lado, la representante de La Tribu, explicó que en función de optimizar el financiamiento diversifican todo lo posible las fuentes de recursos. De esta manera no dependen de una sola entrada de dinero y “si se pincha – por ejemplo- alguna pauta publicitaria, poder asegurar que la radio va a salir al aire”.

Las consideraciones de los invitados fueron motivadas, en gran medida, por estudiantes curiosos y ávidos de preguntar, lo que generó que una charla que había sido programada para una hora de duración, se extendiera por media hora más y que tuviera que ser forzada a finalizar.

Todos los presentes se fueron sabiendo que autogestionar medios, no es una tarea fácil ni que trae el éxito asegurado, pero, si se tiene convicción y la pasión necesarias, vale la pena emprender el camino de la autonomía.

Galería
Suscribite a nuestro newsletter