Pasa en ETER

GRACIAS POR TANTO, LUIS.

Perdimos a un locutor inmenso.   Como detesto esos obituarios cuyos autores hablan en primera persona de su relación con el muerto más que del muerto mismo, estas líneas cuestan muchísimo porque además del dolor personal no encuentro la forma de evitar algunas o varias que pa...

leer más
Suscribite a nuestro newsletter