PASA EN ETER

Hambre de Locución
Por Camila Hernández | @hernandezcam

Si algo se disfruta de las clases especiales de locución, es escuchar a las voces clásicas paseando por los pasillos de la escuela y compartiendo prácticas y consejos con los estudiantes. La última visita contó con la presencia de Sebastian Costa, locutor y actor de doblaje, quien ha puesto su cuerpo y voz en muchas publicidades de grandes marcas y relatos en distintos canales.

Los estudiantes de tercer año de Locución disfrutaron de dos horas de charlas, consejos y prácticas entrando al estudio y grabando algunas de las publicidades, relatos, y textos que les acercó Sebastián. Textos que incluso aún no habían salido al aire, así que pudieron disfrutar de algunas primicias.

Sebastián Costa tiene una vasta experiencia en encarnar la voz de grandes radios, de publicidades que se han convertido en clásicos, como publicidades de cervezas, de canales nacionales e internacionales, de relatos de documentales y también en interpretar a conocidos personajes en distintos doblajes. Con toda esa trayectoria en la mochila, pudo brindarle a los estudiantes consejos y sobretodo guiarlos dentro del estudio para encarar de la mejor forma el proceso de locución.

Uno de los debates y consultas que surgieron eran en relación a los tonos o matices que uno puede ir adquiriendo con experiencia. El consejo de Sebastián para los chicos fue que jueguen. Que la misma línea la digan muchas veces, la prueben de distintas maneras, con distintos tonos, voces, acentos. E incluso los instó a probar pronunciando mal a propósito: “hay una FM muy conocida que le terminó gustando más como locutaba las artísticas hablando mal; y hablando mal me refiero a ponerme media mano en la boca y locutarlo como si sonara desganado, que locutando con todas las técnicas y demás. No tengan miedo a jugar, prueben, prueben incluso haciéndolo mal” comentó.

Entre risas, mientras finalizaba la frase y miraba al director de la carrera, Marcelo Pérez Cotten, agregó: “igual no me den mucha bola, porque le estoy dando un consejo totalmente anti carrera de Locución”. Sebastián, como ex alumno de Marcelo, sabe que tiene la libertad para bromear y más allá de los consejos “anti-locución” como él los definió, quiso dejarle en claro a los chicos que no hay nada mejor que la práctica.

Y sumado a esta palabra -que fue la que más se escuchó en la clase- recordó sus comienzos cuando aún era estudiante de la escuela, e iba por los pasillos buscando a estudiantes de otras carreras que necesitaran voces para sus trabajos prácticos, para poder él seguir practicando. “Es eso. Es tener hambre de locución. Hambre de comerse el mundo y trabajar para lograrlo” finalizó. 

Galería
SUSCRIBITE A NUESTRO NEWSLETTER